A finales del siglo XIX se popularizaron en los brew pubs los Growlers, grandes recipientes de vidrio de unos dos litros de capacidad que el cliente podía llevarse a casa para disfrutar de cerveza fresca hasta una semana después de la adquisición.

En cuanto al nombre, hay dos teorías: hay quien apunta que se llama así por el gruñido o rugido (growl en inglés) que se genera al destapar el recipiente y dejar salir el CO2; en la otra teoría se dice que ese gruñido vendría más bien de la barriga de los trabajadores que salían de las fábricas sedientos de cerveza.

La concepción más moderna del growler actual se remonta a 1989, cuando el estadounidense Charlie Otto, de la Otto Brothers Brewery decidió dejar su sello serigrafiado en botellas de vidrio de medio galón (1,9 litros) para que los clientes se llevaran cerveza fresca a casa.

Hoy en día la costumbre está muy extendida entre las cervecerías nacionales y continentales. En NaparBcn somos puristas y amantes de las tradiciones, pero también nos gusta la innovación y romper la norma, con lo que hemos decidido ofrecer a nuestros clientes la opción “beer away” con nuestros crowlers, latas de dos litros de capacidad en vez del clásico metal para que puedas disfrutarla cuando y donde quieras.

Nosotros ponemos la cerveza… el momento lo eliges tú.

Recent Posts

Leave a Comment